Qué es el coaching nutricional

El ejercicio es lo fácil

La mayoría de las personas “activas” entrenan entre 2 y 5 veces por semana. Apúntate a cualquier gimnasio y dirígete a un entrenamiento. Incluso si nunca antes has hecho ejercicio, podrás ver en poco tiempo los beneficios de moverte más.

Sal a correr: incluso si tu técnica de carrera no es excelente, aún podrás obtener algo de ese ejercicio.

La parte más complicada es averiguar:

  • Qué ejercicios hacer
  • Cuánto peso levantar
  • Qué distancia correr
  • A qué intensidad correr

Contrata a un entrenador personal durante un par de semanas y podrás aprender lo suficiente para manejarte por ti mismo.

Pero como siempre digo… la nutrición es la parte difícil


La nutrición es lo difícil

Si de promedio comes cuatro comidas al día, siete días a la semana, eso son veintiocho comidas cada semana.

Veintiocho oportunidades para tomar decisiones diferentes. Veintiocho ocasiones en las que tu fuerza de voluntad, tu habilidad para tomar decisiones, tus habilidades culinarias, tu capacidad intelectual, tus emociones y tus papilas gustativas tienen que trabajar juntas para tomar decisiones. Pero sin las herramientas adecuadas, es difícil saber qué alimentos elegir, cómo prepararlos y cuánto comer.
Básicamente, sin las herramientas que te permiten saber cómo es una nutrición saludable, estás actuando a ciegas.

La comida afecta a TODO:

  • Cómo nos vemos y sentimos
  • Cómo dormimos
  • Cómo funciona nuestro cerebro
  • Cómo se ven nuestra piel y uñas
  • Nuestro olor corporal
  • Nuestra capacidad para recuperarnos de una enfermedad o lesión.

El cuerpo es una máquina muy compleja

Porque aparte de todo lo anterior, lo que comemos está también conectado a nuestras emociones:

  • Comemos para celebrar
  • Comemos para aliviar el estrés
  • Comemos cuando estamos tristes
  • Comemos para conocer una nueva cultura

¡Tantos eventos de la vida tienen lugar alrededor de la comida! Para alguien que está buscando activamente cambiar su cuerpo o marcadores de salud, decidir qué comer y hacer cambios reales en la dietas es más difícil de lo que parece.

Incluso si tienes el mejor programa de entrenamiento del mundo, si no entiendes el lado de la nutrición, te estás perdiendo más de la mitad de la ecuación.

Siempre podrías seguir una dieta… pero ¿cuántas dietas debes probar antes de darte cuenta de que una dieta es solo una solución a corto plazo?


El coaching nutricional no es igual a seguir una dieta

Las dietas no funcionan. O mejor dicho, funcionan durante un tiempo hasta que dejan de hacerlo.

Un plan de comidas o dieta estrictos pueden ayudarte a corto plazo para ciertos objetivos concretos, pero ¿qué sucede cuando la vida se vuelve estresante, o estamos de vacaciones, o simplemente comenzamos a aburrirnos de esa dieta?

El proceso de coaching nutricional se centra en crear hábitos alimenticios a largo plazo y para siempre, hábitos que mejoran la salud y ayudan a los clientes a sentirse cómodos en sus cuerpos. El coaching nutricional implica crecimiento personal, un proceso de aprendizaje y un deseo de hacer un cambio duradero.

Seguir una dieta implica que en algún momento dejarás la dieta. Lo que significa que en algún momento, probablemente tendrás que reengancharte a esa dieta nuevamente. ¿Te suena esta historia?

Mis clientes no obstante aprenden a comer de modo que se ven a ellos mismos comiendo así a largo plazo y para siempre.


Entonces, ¿cómo funciona el coaching nutricional?

El coaching nutricional comienza evaluando dónde te encuentras ahora respecto a dónde te gustaría llegar en el futuro. Los pasos por los que pasarás durante mi plan de coaching se adaptan a tus necesidades y conocimientos iniciales:

  • Podemos comenzar planificando estrategias para aumentar el consumo de vegetales
  • O trabajar en cambiar el tamaño de las porciones
  • O implementar un planning de comidas semanales

¡Todo depende de tu punto de partida y de tus metas!

Cada semana revisaremos tu progreso; si hay cambios que deben hacerse en el plan, esos cambios se harán en 7 días y no en 30. Esto es así porque mi programa se basa realmente en las necesidades individuales de cada persona y contarás con el apoyo de tu coach (¡yo misma!), así como un montón de recetas y archivos PDF a los que podrás acceder a través de tu cuenta online.


¿Cómo sé si el coaching nutricional es para mí?

Si eres consciente de que necesitas:

  1. Hacer un cambio en tus hábitos alimenticios o estilo de vida para mejorar tu salud
  2. Ver cambios en tu cuerpo
  3. Sentirte mejor en tu día a día
  4. Detener el ciclo de dieta/no-dieta…

Entonces el coaching nutricional es para ti.

Si solo estás buscando:

  1. Otra dieta
  2. Otro conjunto de reglas nutricionales a seguir
  3. Otro botón mágico a nivel de nutrición…

Entonces tómate unos minutos para pensar qué es lo que realmente estás buscando. ¿Realmente quieres comenzar a resolver problemas o simplemente quieres una solución a corto plazo?


Contacta conmigo

¿Te interesa saber si esta es la solución que estás buscando?

Te ofrezco una llamada de evaluación gratuita de 10-15 minutos para hablar sobre cómo el entrenamiento nutricional puede ayudarte a cambiar para siempre: sólo envíame un correo electrónico para programar esa llamada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar