La motivación es Una Mentira: 3 Consejos Para Dejar de Depender de Ella 

La motivación es una “mentira”. Y la fuerza de voluntad también.

Cuando empiezas un nuevo programa de entrenamiento, o empiezas a cuidar mejor lo que comes, casi siempre llega un momento en cual la fuerza de voluntad y la motivación desaparecen. La motivación funciona super bien para arrancar algo, y la fuerza de voluntad funciona a muy corto plazo.. ¿Pero qué haces cuando ya no te queda más?  Puede que te despiertas toda una semana super motivad@, pero la siguiente ya solo te apetece comer helado y mirar Netflix! 

Si la motivación y la fuerza de voluntad no son lo que necesitas… ¿Qué te va a ayudar a conseguir tus objetivos? 

LA DISCIPLINA. Lo que necesitas es la disciplina. De niñ@, la disciplina se trataba de ser bien educados, lavar las manos, despertarse a la hora, y hacer los deberes. ¡No fue muy divertido! Pero en la vida adulta, la disciplina contribuye a la diversión- por que con la disciplina, ahorras la energía, tiempo y espacio en tu mente para poder aplicarlo a otras actividades! 

Dicho eso, ¿que puedes hacer para mejorar tu disciplina y quitar la necesidad de depender tanto de la motivación y la fuerza de voluntad? 

 


Traza un plan

Quizás el futuro ‘tu’ no esté tan motivado como el ‘tú’ de ahora, entonces aprovecha del momento. Piensa en qué momento de tu dia o tu semana sueles fallar. ¿Es cuando te suena la alarma para tu entreno a primera hora de la mañana? ¿O quizás por la tarde cuando te entra hambre y no tienes nada saludable para picar? En esos momentos, quizás no estás motivad@, y acabas tomando decisiones que luego arrepentirás. Pero si dejas la ropa preparada la noche anterior o si haces un tupper con un snack para llevar al trabajo puedes evitar estos futuros problemas!

Organiza tu entorno

En vez de depender de la fuerza de voluntad para evitar ciertos alimentos o hábitos que sabes que no te sirven, crea un ambiente que no incluye esas cosas. Si hay ciertos alimentos o bebidas que te cuesta dejar, no los tengas en casa, y haz que comida saludable (fruta, verdura, etc) este a mano. Al final, lo que tienes a mano es lo que comerás. Apúntate para un gimnasio cerca a tu casa o lugar de trabajo, y programa tus entrenos con antelación. Si haces que estos componentes de una vida sana te salen más fáciles, no tendrás excusas para no hacerlas.

Busca a alguien o algo que te recuerde tus compromisos.

Esto es alguien o algo que sirve para apoyarte- alguien de quien te puedes fiar para contar o ayudar en el proceso. Es una faena decepcionar a ti mismo, pero es otra hacerlo a alguien más. Busca un compañero de entreno, haz un grupo de Whatsapp con amigos para compartir comidas saludables, o hazte una cuenta en Instagram solo para trackear tus hábitos saludables. ¿Eres más de la vieja escuela? Compra una libreta para apuntar tus entrenos y tus comidas diarias. Está comprobado que tener un apoyo y trackear progreso (aunque sea virtual) es clave para mantenerte en buen camino. ¡Una coach de nutricion (yo!) te puede ayudar con esto un montón!

Por alguna razón, muchas veces nos hacemos sabotaje- creando excusas o maneras de evitar de hacer lo que sabemos que nos va a servir. Si dependemos de disciplina en vez de la motivación, deja de ser un juego de ‘a ver como me encuentro mañana’. ¡Dejemos el juego, y pongamos un poco de estructura!

¿Sientes que no sabes ni dónde empezar, o que no puedes averiguar cómo mejorar el proceso? ¡Yo te puedo ayudar! Mándame un correo para programar una llamada conmigo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar